Home Actos y Conferencias DISCURSO DEL DR- JULIO CESAR TRUJILLO
DISCURSO DEL DR- JULIO CESAR TRUJILLO PDF Imprimir E-mail
Actualidad - Actos y conferencias
Escrito por No\One   
Miércoles, 11 de Marzo de 2015 18:25

DISCURSO DEL DR. JULIO CÉSAR TRUJILLO EN EL NOMBRAMIENTO DE PROFESOR HONORARIO AL P. FRNAÇOIS HOUTART


Señores:

Una vez más se reúne el claustro universitario de la Universidad Andina Simón Bolívar – SEDE ECUADOR- para rendir homenaje a un profesor universitario e intelectual de primer nivel que honra al Ecuador con sus periódicas visitas y  presencia.

El homenaje consiste en nombrar profesor honorario a Francois Houtart, reconociendo sus méritos como profesor universitario, como arquitecto del Foro Social Mundial de Porto Alegre, como paladín de un nuevo modelo de civilización y organización económica, como suscitador y comprometido animador de instituciones sociales que luchan sin cesar por el triunfo de la justicia, por el respeto a la libertad, por el establecimiento de la igualdad y la vigencia de la coexistencia armónica de los seres humanos entre sí, con todos los seres del universo y con el universo mismo como conjunto de seres o Pachamama.

Francois Houtart en cuanto profesor universitario ha ocupado la cátedra de sociología de la religión en la Universidad de Lovaina y en ella ha formado a una generación de sociólogos de Latino-América. Desde la cátedra, lo mismo que desde sus libros ha influido poderosamente en el pensamiento de esta región.

Su expresa adhesión al marxismo no se reduce, como es frecuente en nuestro medio, a la repetición de lugares comunes, sino a la crítica ilustrada y bien fundada al capitalismo y la propuesta de un modelo de sociedad y de economía alternativos al capitalismo depredador e individualista; el nuevo modelo que propone es uno que ponga al ser humano y a la naturaleza en el centro, pues de él son la siguientes afirmaciones: “a mi entender, ser revolucionario es no pararse en pequeños pasos, debemos tener un enfoque global, a largo plazo, la transformación radical del sistema capitalista..”

Al servicio de esta meta ha puesto todos sus numerosísimos libros, artículos, conferencias y entrevistas en todo el mundo y en ellos ha desarrollado lo que sería el nuevo mundo el del bien común de la humanidad, del que es su portavoz mas calificado,  y en el que el papel del Estado vendría ser: garantizar la dignidad de los hombres y mujeres, lo mismo que salvaguardar la integridad de la naturaleza, con el respeto y promoción de los derechos de aquellos y el respeto a la subsistencia de la Pachamama, como un bien si y en su integridad, la regeneración de sus ciclos vitales, su estructura, funciones y procesos evolutivos, en sus respectivos territorios, como propone pionera-mente nuestra constitución en los artículos 3.1 y 71, entre otros.

Sus vastos conocimientos y su sabiduría en el conocimiento del destino de la especie humana y de su inherencia con la suerte de la naturaleza de la que las mujeres y los hombres son parte, le ha valido el privilegio de sentarse junto al Presidente de las Naciones Unidas, en calidad de asesor y en el VaticanoII, asesor así mismo junto a Helder Cámara y a monseñor Larraín.

Pero, Francois Houtart no se queda en la prédica del nuevo mundo que propone construir, en sustitución del que ahora prevalece con la “concentración monopólica del capital, la hegemonía del sector financiero, la economía de rapiña, la alienación de los espíritus y las conciencias, pero también la deforestación, el monocultivo, la utilización masiva de agentes tóxicos, las guarra, el imperialismo”, sino que contribuye activamente a la creación de la conciencia universal y no sin razón se lo tiene como el arquitecto del foro social mundial de Porto Alegre.

Aquí, yo le he encontrado junto a los pobres del Ecuador en las marchas promovidas por el FUT, en las movilizaciones organizadas por la CONAIE, ECUARUNARI y mas colectividades indígenas, en los diálogos con las mujeres de los barrios de Quito; le he visto que,  con paciencia y modestia, escucha el clamor airado de los hombres y mujeres que no persiguen el cambio de personas en el poder, sino la implantación de un nuevo mundo, puesto que la experiencia amarga del pasado les ha enseñado que, con el solo cambio de nombres y de hombres y de mujeres también, en el poder, ellos, los pobres ponen la multitud, los muertos y los heridos, y los otros se suben al poder y desde el poder sirven al mismo sistema y a los mismos ricos de siempre y, a veces, incluso suscitan nuevos ricos que, al voltearse la tortilla ellos se alzan con el poder y pasan a comer el pan que siempre han deseado.

Me consta que Francois Houtart ha invitado a abogados y abogadas que luchan junto a los dirigentes y pueblos originarios a constituir un observatorio de justicia de los pueblos indígenas que, con la asistencia del Tribunal Permanente de los Pueblos, asuma la defensa de las víctimas de la criminalización de la protesta social instaurada en nuestro país para reprimir o silenciar a quienes ejercen el derecho a la resistencia, constitucionalmente garantizado como derecho fundamental, individual  y colectivo.

También lo he encontrado en las calles y en las plazas, sentado junto a las obreras y obreros, a los subempleados y a los desempleados que demandan algo de igualdad, mucha justicia y toda la libertad que les permita aportar con sus opiniones y esfuerzo a la realización de la alternativa que, al capitalismo rapaz y egoísta, que él propone.

Francois no es de los intelectuales que llegan acá en busca de enriquecer su curriculum, sino a colaborar con los pueblos de la periferia en la construcción de la comunidad de mujeres y hombres libres y él que, con sobra de títulos, incluidos los debidos a su abolengo o antepasados ilustres, podría exigir los mejores hoteles de Quito le he visto hospedarse en el albergue modesto, decente y limpio de Pueblo Indio en donde se honra la memoria de Leonidas Proaño; me consta que no pide whisky faja negra o faja azul o de la faja que sea, sino las saludables y sencillas aguas aromáticas que nuestras abuelas las han encontrado en lo más hondo de nuestras raíces, en el saber milenario de los indígenas, cuya sangre llevamos en nuestras venas.

Este es poca líneas del hombre al que homenajeamos con la Universidad Simón Bolívar Sede Ecuador y se honra la Universidad y sus directivos que se manifiestan atentos a quienes y tienen méritos que merecen ser reconocidos, como es el caso de Francois Houtart.

 

Gracias.

 

 

Buscar

Fundación Pueblo Indio del Ecuador, Powered by Joomla!