Home Testamento
Testamento de Monseñor Leonidas Proaño PDF Imprimir E-mail
Nuestro Fundador Monseñor Leonidas Proaño - Testamento
Escrito por carlos   
Viernes, 31 de Julio de 2009 12:11
 

 Yo, Leonidas Eduardo Proaño Villalba, Antiguo Obispo de Riobamba, ecuatoriano, nacido en San Antonio de Ibarra, Cantón Ibarra, Provincia de Imbabura, el veintinueve  de enero de mil novecientos diez;
hijo de Agustín Proaño   y  Zoila Villalba, ya fallecidos; avecindado en la parroquia de Conocoto del Cantón Quito, provincia de Pichincha, lugar de mi actual domicilio; Obispo de la Iglesia Católica; célibe; en perfecto uso de mis facultades mentales y espirituales, otorgo el presente testamento en la presencia de la Notaría del Cantón Quito y de los testigos que luego  expresarán:

DECLARACIÓN: Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador de todas las cosas, Creador del hombre a su imagen y semejanza. Creo en Jesucristo, su hijo, hecho hombre en las purísimas entrañas de la Virgen  María, por obra y gracia del Espíritu Santo; en Jesucristo convertido en Hermano mayor y amigo; en Redentor y Salvador nuestro, a Quien amo con todas mis entrañas.

Creo en el Espíritu Santo, Amor del Padre y del Hijo que se derrama en el corazón del discípulo de Cristo durante la recepción de los Sacramentos del Bautismo y la Confirmación; luz y Fuerza del cristiano, y Santificador de la Iglesia; creo en la Iglesia Católica, instituida por nuestro Señor Jesucristo, con la misión de continuar por todo el mundo y durante todos los siglos de su misma misión anunciadora de la Buena Nueva y Salvadora de todos los hombres.

Durante toda mi vida he luchado por la Verdad, por la Vida, por la Libertad, por la Justicia, valores del Reino de Dios. Esta lucha ha sido muchas veces ardorosa. Si en esas ocasiones, he ofendido a alguien a través de mis palabras y declaraciones, les pido perdón sinceramente, y, a mi vez, perdono de todo corazón a quienes me han ofendido.-  Nací pobre, sin amargura, saboreé el sufrimiento y las incertidumbres de la pobreza. Ya sacerdote y después Obispo, opté por la pobreza y por los pobres. He amado a los pobres, de una manera muy particular a los indígenas. Como prueba de que he amado a la pobreza, consigno el hecho de que no he acumulado bienes para mi utilidad personal. Como una prueba más de que he amado a los pobres y especialmente a los indígenas, hago expresa mi voluntad en las siguientes cláusulas:


PRIMERA: Con las remuneraciones que he recibido por concepto de Conferencias, Semanas Pastorales y Retiros, celebrados particularmente en el extranjero; con los derechos de autor por la publicación de algunos libros, adquirí un terreno situado en el punto denominado "San Agustín", perteneciente a la parroquia de San Antonio de Ibarra, Cantón Ibarra, Provincia de Imbabura, terreno que tiene una cabida de dieciocho mil cincuenta metros cuadrados y está circunscrito por estos linderos:  Por el Norte, con carretero público en noventa y cinco metros; por el sur, con propiedad de Jacinto Rivadeneira en noventa y cinco   metros; por el Este, con  terreno de Miguel Angel Lomas, camino de por medio, en ciento noventa metros, y por el Oeste, con terrenos de Segundo Sánchez y Teodoro Potosí, en partes, en ciento noventa y cinco metros.

Con esos mismos fondos hice levantar unas construcciones y adquirí algunos enseres destinados a servir para el funcionamiento del Centro de Formación de Misioneras Indígenas del Ecuador.

Recibí en obsequio y por tanto es de mi propiedad un automóvil marca Volkswagen, color azul, modelo mil novecientos setenta y cuatro, con matrícula número cero cincuenta y uno doscientos setenta. Es de mi propiedad un conjunto de libros que reposan en el edificio del Centro de Formación de Misioneras Indígenas del Ecuador, en parte, y en otra parte en la Casa de Santa Cruz, de la Diócesis de Riobamba, en el departamento que ocupaba mientras residía allí.

Todos estos bienes que me pertenecen por las razones indicadas antes, pasarán después de mis días a propiedad, pro indiviso, de la Hermana Nelly Arrobo Rodas y de las señoritas María Carmen Tixi y Natividad Choloquinga, a quienes dejo el encargo de transferir terreno, edificaciones, enseres, vehículo y conjunto de libros al Centro de Formación antes mencionado, tan pronto éste obtenga su personería jurídica, y de no destinar tales bienes a otra cosa que al funcionamiento de dicho Centro de Formación, mientras los tengan por suyos.

Dispongo que el modo que envuelva esta asignación se cumpla en el plazo no mayor de tres años, prudencialmente necesario para la obtención de la personalidad jurídica del Centro ya referido, que se constituirá legalmente según las instrucciones que tiene el albacea de este testamento.


SEGUNDA: Desde cuando me encuentro al frente del Departamento de Pastoral Indígena de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, he recibido donativos de amigos y aún de desconocidos, con esta aclaración: "Para que usted los invierta en su trabajo con los indígenas del Ecuador".

He recibido otros valores monetarios en dólares de los Estados Unidos, provenientes de premios otorgados por las Fundaciones “Rothko Chapel” de Houston, Estados Unidos de América, en mil novecientos ochenta y seis, y "Bruno Kreisky" de Viena, Austria, en mil novecientos ochenta y ocho. Estos valores ascienden a la suma de setenta y siete mil dólares de los Estados Unidas, por una parte, y por otra, a ocho millones de sucres; y se encuentran depositados a mi nombre en diversas entidades bancarias y financieras.

He procurado administrar esos fondos escrupulosamente y los he puesto bajo la custodia de la Fundación Casa del Sagrado Corazón y bajo el control de la Economista Nidia Arrobo Rodas.

Para lograr una continuidad, en todo lo posible, en el trabajo a favor de los indígenas, y para cumplir con la voluntad de los donantes, resuelvo la creación de una Fundación que llevará el nombre de "Pueblo Indio del Ecuador", para cuya formación asigno los valores en dinero arriba mencionados, tanto en sucres como en dólares de los Estados Unidos.

La Fundación Pueblo Indio del Ecuador se constituirá en un plazo de no más de tres años, como una fundación privada, sin fin de lucro, de carácter educativo y de promoción social, y dispongo que se rija por los Estatutos que en esta misma fecha quedan protocolizados en la Notaría Segunda del Cantón Quito.

La Fundación tendrá como miembros a las siguientes personas: el sacerdote Gabriel Nicanor Barriga Arias; el sacerdote Patricio Del Salto; la Economista Nidia Arrobo Rodas; el Doctor Leonardo Astudillo y la Hermana Nelly Arrobo Rodas. Dispongo que el Presidente de la Fundación, con carácter vitalicio, sea el Doctor Leonardo Astudillo.


TERCERA: En calidad de albacea general, con tenencia de bienes, designo al doctor Santiago Andrade Ubidia, a quien encargo la ejecución de este testamento en todas sus partes.

Establezco como tiempo de duración del encargo el plazo de tres años, en el transcurso de los cuales deberán  transferirse los bienes antes indicados al Centro de Formación de Misioneras Indígenas y deberá ponerse en funcionamiento la fundación Pueblo Indio del Ecuador.

El ejecutor testamentario percibirá la remuneración que establece la Ley, y queda facultado para delegar el encargo. Los dineros necesarios para ello y, en general para la ejecución de este testamento, se tomarán de los valores en sucres antes señalados.

Hasta aquí las declaraciones y disposiciones del testador.

Yo, la Notaria leí íntegramente y en alta voz el presente testamento al testador en presencia de los testigos instrumentales que concurrieron en unidad de acto, desde el principio hasta el fin; y quienes así como yo vieron, oyeron y entendieron todo el tenor de las disposiciones testamentarias.

El otorgante se ratifica y firma conmigo y con dichos testigos que son los señores Simón Bolívar Alvarado Jaramillo, Verónica Marisol Salguero Araujo y Norma Zulema Encalada Vera, de este vecindario, mayores de edad, idóneos y conocidos por mí de todo lo cual doy fe, así como de que a este acto concurrieron desde el principio hasta el fin sin ninguna interrupción, el testador, los mismos testigos y la infrascrita Notaria que da fe.

-Firmado:

Monseñor Leonidas Eduardo Proaño Villalba.- firmado).

- Testigo, Señor Bolívar Alvarado Jaramillo.- Con cédula de Identidad número uno siete cero ocho cuatro cinco cinco dos seis guión cuatro.- Firmado).

- Testigo, Señorita Verónica Marisol Salguero Araujo.- Con Cédula de Identidad número  uno siete cero ocho seis tres nueve siete seis guión ocho.- Firmado).

- Testigo, señorita Norma Zulema Encalada Vera, con Cédula de Identidad número uno siete uno cero ocho tres ocho seis guión seis.- Firmado).

- La Notaria Doctora Ximena Moreno de Solines.

Última actualización el Sábado, 01 de Agosto de 2009 04:41
 
Fundación Pueblo Indio del Ecuador, Powered by Joomla!